miércoles, 7 de diciembre de 2016

HAIKU XIII



¿Y si de pronto
nos volviésemos tiernos,
sencillamente?


Kikugawa Eizan (1787-1867), Reclining couple reading a love letter



jueves, 6 de octubre de 2016

"Champ des Fleures"

Os dejo este ultimo lienzo realizado y terminado hoy mismo:

"Champ des Fleures"
Técnica Mixta 60x60 sobre lienzo.

Champ des Fleures
 Le Fou Andalou

martes, 20 de septiembre de 2016

Fotomontaje Entorno Medina Elvira Siglo X

Os dejo este fotomontaje rapido de una vista del entorno de Medina Elvira desde el Sombrerete. 

Pretende mostrar el entorno geográfico de la zona en aquella época. SiglosIX y X. 

Debido a la poca población del entorno Vega, y a la escasez de zonas cultivables al no ser necesarias por el escaso poblamiento (pequeñas arquearías donde solo es destacable Medina Elvira). Se piensa que el afloramiento del nivel freático sería evidente, contando a la par con bosque de ribera.

Vista Actual

Siglo X



Libro "Paisaje CON+TEXTO", aportación gráfica

Os presento mi colaboración al libro "Paisaje CON+TEXTO", donde aporto varios dibujillos a la obra.
Muchas gracias a los editores por contar conmigo!!!

 Saul Meral

viernes, 26 de agosto de 2016

Brevisima entrevista en el Telediario de la cuatro

Brevisima entrevista que tras reducirse al maximo se ha emitido hoy en el telediario de La Cuatro. Me hubiera gustado tener mucho mas tiempo para poder extenderme mas en posibles explicaciones.

viernes, 22 de julio de 2016

El niño sioux y el águila

Generalmente para dormir a mis hijos les suelo contar un cuento. Como me gusta ambiertar la habitación a oscuras para que se relajen antes, no puedo leer ninguno y debo inventarmelos.
Muchas veces "tiro", de peliculas, otras de mitología, mezclo ambas, o directamente invento.
Esta semana sin buscar nada en concreto pero si con la tematica de los Indios, que me pedía mi hijo pequeño, me surgio esta fabula.
A mi hijo le gusta bastante y me la pide.
Espero que tambien os guste a vosotros.


El niño sioux y el águila
 

Cuenta la leyenda, que en las llanuras de Dakota vivía una tribu de sioux que generalmente cultivaban, y cazaban el bisonte solo cuando lo necesitaban para comer.

Un día, el jefe sioux llamó a su pequeño hijo y le dijo:
-Niño sioux, tienes que realizar una prueba.
-¿Qué prueba papá?
-Debes subir las Colinas Negras y traerme un huevo de águila.
-¿Un huevo de águila papá? ¿Para qué?
-Hijo, no preguntes y tráeme el huevo.

El niño sioux, corriendo, cogió su caballo para hacerle caso a su padre, y cabalgó y cabalgó por las llanuras hasta llegar a la montaña. Allí, cuando su caballo ya no podía subir más, se bajó, pero no lo ató a nada. Sabía que la montaña que tenía que escalar era peligrosa. Si él no volvía, el caballo podría volver solo a su poblado.

El niño sioux, escaló la montaña con mucho cuidado, pero con gran rapidez. Aun siendo bastante alta, no tardó mucho en alcanzar la cima. Allí, tras varias horas buscando, encontró un nido de águilas con tres huevos.

Estaba ya el niño sioux a punto de coger uno y guardarlo en una especie de zurrón hecho en cuero, cuando de repente, el papá águila bajo del cielo y se dirigió veloz a su nido.

Nada más posarse, le dijo al niño:
-Niño sioux, niño sioux, ¿Por qué quieres llevarte uno de mis huevos?
-Debo hacerlo, señor águila. Mi papá me lo ha pedido.
-Pero niño sioux. –Respondió el águila. –Si te llevas uno de mis huevos, perderé a uno de mis bebes. Su madre y yo nos pondremos muy tristes. ¿Qué quiere hacer tu padre con mi huevo?
-No lo sé, señor águila, él solo me ha pedido que lo lleve a la tribu.
-Pero niño sioux, si te llevas uno de mis huevos, perderé a uno de mis hijos. ¿Lo has pensado?
-Es verdad papá águila, creo que no estaría bien.
-Te propongo un trato niño sioux, -Le dijo el águila, -si no te llevas mi huevo, te daré la pluma más grande y colorida que tengo. Quizá eso también le guste a tu padre.
-Me parece buena idea señor águila.
Y así pues, el papá águila con su pico, tomó una de sus mayores plumas y se la dio al niño sioux.


El niño, la guardó en su zurrón, aunque siendo tan grande, sobresalía bastante de él. Bajó corriendo la montaña a la que todo el mundo llamaba Colinas Negras. Cogió su caballo que pastaba tranquilamente y volvió cabalgando veloz a su poblado.

Allí, se dirigió al tipi de su padre, el jefe de la tribu, y nada más verlo, su padre le dijo:


-Niño sioux, niño sioux, ¿me traes en tu zurrón el huevo del águila como te pedí?
-No papá, no he podido.
-¿Es que no has encontrado ningún nido? ¿Sé muy bien que allí vive una familia de águilas?
-Si papá, lo encontré. Tenía tres huevos, y estuve a punto de coger uno. Pero llegó el papá águila y me hizo ver que si cogía uno de sus huevos, perdería uno de sus hijos, y no pude hacerlo.
Pero papá, -Le dijo el niño emocionado. -te traigo algo que me dio el águila, quizá también te guste.

Y de su zurrón sacó la gran y colorida pluma que le había dado el águila.

-¿Qué te parece papá?¿Te gusta? –Si mucho.
-Y ¿No estás enfadado conmigo por no haberte hecho caso?
-No hijo, has obrado bien. Yo me puedo equivocar a veces, y no siempre tengo razón. Ha llegado el momento en que tú debes tomar ya tus propias decisiones, y saber por ti mismo que es lo que está bien y está mal.


Esta era la prueba. Desde este momento ya no eres un niño. Ya te has hecho un hombre.
El pequeño sioux se puso muy contento por no haber defraudado a su padre y haber obrado bien conforme a su corazón.
Desde entonces, al niño sioux todo el mundo lo llamó en la tribu waŋblí, que significaba “águila dorada”.


Por cierto, se dice, que desde aquel momento, todos los jefes de esta tribu llevaron la pluma que trajo el niño indio en su cabellera, en señal de respeto al águila.


Saul Meral 

sábado, 25 de junio de 2016

Pesadilla de Verano


Malditos seáis, celos infundados
que me despertáis en noche tranquila,
haciéndome funesta la vida
sin necesidad de teneros a mi lado. 


Pesadillas que mi mente cavila,
me hacéis sentir abandonado,
estaría totalmente acabado
creyendo tus malas acontecidas.
Concebís dudas donde no las hay,
tratáis de matar mi confianza ciega,
y aunque mucho lo intentáis
aún así no me doblegas,
malditas historias ideáis
que con razón mi mente niega.
-Le Fou Andalou
Eduard Munch

miércoles, 20 de abril de 2016

A las Trincheras (Opinión entrada AVE en Granada)








El Consejo Social del ayuntamiento de nuestra ciudad se encuentra en estos momentos estudiando la entrada en trinchera del AVE para Granada.
En estos momentos en que nos encontramos, plazos de obra en Loja y vicisitudes políticas, esta opción en mi humilde opinión de Técnico sería la última gran oportunidad que tendríamos para conseguir un AVE soterrado en Granada a corto/medio plazo.
Hay que entender que en nuestra ciudad hay ahora mismo dos polos de tensión. Los que abogan por un AVE que llegue a toda costa y lo antes posible y los que buscan una entrada del mismo, que no siga siendo una "gran herida" para los barrios que sufren su proximidad.
Ambas opciones son perfectamente entendibles, y a la vez, como no, nos encontramos el gran problema de los costos.
Esta opción que estudia el Consejo Social sería en estos momentos la decisión más Salomónica. Excavar unos metros más sin llegar a cubrir, pero que permita poco a poco en el tiempo, la cobertura de esta herida, sin tener que realizar un nuevo proyecto a medio/largo plazo como plantean desde el Ministerio, ya que sería doble trabajo y multiplicación de Costos y tiempos.
Animo al Consejo Social a que luche por esta alternativa tan interesante, así como a las distintas corporaciones de nuestra ciudad y grupos vecinales. Esta es la última posibilidad que tenemos de conseguir algo digno, por lo que llevamos tanto tiempo luchando.

Saúl Meral 

Arquitecto y Paisajista

A las Trincheras. Diario Ideal

Google+ Badge

Se ha producido un error en este gadget.