domingo, 10 de noviembre de 2013

"Y VOLVER A EMPEZAR" Breve Relato de ciencia ficción

Y Volver a empezar



Y la vida volvió a surgir de la nada. De los mismos desechos humanos. De miles y miles de toneladas de basura expulsada al espacio de la mano del hombre.

Había nacido otro creador. Otro creador de Mundos. Pero esta vez no era un Dios, sino el mismísimo ser humano que buscando la "regeneración" de la Tierra para poder subsistir tras cientos de años acumulando basura, había expulsado de ella miles y miles de componentes distintos al espacio exterior.

Lugar ya no había en Pangea para acumular tantos desechos. Su última esperanza: lanzarlos al infinito. Deshacerse drásticamente de ella. Y ante este acto, el infinito termino respondiendo Comme d´habitude.

Materia y energía procedente de nuestro planeta, de aquel planeta donde un día surgió la vida sin aparente explicación volvía a entrar en el juego de la creación, esperando que la situación óptima se concibiera en algún otro lugar del cosmos.

Materia orgánica de todo tipo. Metales, gases, y tierras raras entre otros se expandían por el hiperespacio buscando su lugar en el puzzle del universo para un óptimo desarrollo. Una “sopa”  variada se expandía con origen la Tierra, a solo Dios sabe dónde.
Quizá fue el Silicio está vez la pieza clave y no el Carbono para la química orgánica de la nueva Terra... O algún tipo de bacteria en letargo encontró  su lugar adecuado. Quizá un virus inocuo terrestre en condiciones específicas desarrolló su material genético hasta límites insospechados.... Chi lo sa...


basura espacial


La cuestión es que todo estaba preparado para que a su llegada a aquel exoplaneta, la vida se desarrollara de una manera totalmente distinta a la conocida. Y así fue.

La coctelera, condiciones y elementos eran bien diferentes... Así como el tipo de energía, por lo que esta vida iba a ser extremadamente distinta.


En el año 3000 de nuestra era, el hombre como último recurso a su existencia, empezó a expulsar del planeta Tierra mediante grandes contenedores espaciales a la deriva, toda aquella basura generada por su inconsciencia, imposible ya de acumular.

El hombre, aquel animal que destacó en técnica durante su presencia en la Tierra, se había comportado como un virus ante ella. Había destruido a su “Madre” por su propia insensatez.  Aquella madre que le había tratado con tanto cariño y a la que él, había explotado al máximo.

La suerte estaba echada, Nuestro globo no sobreviviría al inoportuno virus, pero este virus, el hombre, en sus últimos coletazos de vida, intentado sobrevivir, comenzó a expulsar sus excrementos.  Y de esta manera, su acto operó cual germen de vida en otro lugar de la galaxia.

Y sin quererlo, el hombre se convirtió en el nuevo creador a millones de años luz de su universo conocido,  siendo a su vez, el destructor de la vida de su querido planeta Tierra.



Un Chat Andalou

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Badge

Se ha producido un error en este gadget.